¿Cómo despertar el deseo?

8 Abr, 2020

El deseo, como la creatividad, es una fuerza que no se “maneja” o se “manipula”, pero la puedes ejercer, invitar, conocer y respetar. Imitar desear puede conducir al deseo, de la misma forma que imitar el orgasmo puede conducir al orgasmo.

Masturbarse es tan útil para una persona que busca recuperar su sexualidad como practicar sus escalas lo es para un músico. Puedes suscitar la libido a través de los otros tres centros: en el cuerpo, cambiar tu aspecto, recuperar la sensualidad (sea con chocolate, masajes, sauna, etc), utilizar un lubricante o una píldora que favorece la erección (no para siempre, sino para recordar a tu cuerpo lo que es su salud sexual).

A través del centro emocional, muchas veces el deseo está bloqueado por un miedo, un disgusto o una rabia, que hay que entender y tratar estos bloqueos emocionales. Por ejemplo, un hombre que odia y teme a las mujeres a raíz de una mala relación con su madre puede tener que hacer un acto de psicomagia donde da latigazos fingidos a una mujer antes de recuperar el deseo y la posibilidad de gozar de la relación sexual.

A través de la mente, siempre es útil informarse más: muchos libros pedagógicos te pueden dar ideas nuevas y abrir tus horizontes. También cambiando de identidad puedes despertar el deseo…si me invento un personaje heroico y muy sexual, si cambio de lugar para hacer el amor, si me permito desear fuera de mi identidad adquirida, es muy posible que los bloqueos se acaben. Cada caso es único, pero la fuerza sexual creativa universal siempre yace en ti.