La mujer y su rol espiritual dignifica la religiosidad

15 May, 2020

“El principal problema que tiene el mundo es que está en manos exclusivas de los hombres. Está dirigido por hombres. ¿Dónde está la mujer?”

En nuestra educación hay siempre una doble influencia: la maternal y la paternal. Los porcentajes no suelen estar equilibrados, en el caso de que la madre haya tenido una influencia muy destacada el “ánima” estará muy desarrollada.

Esto nos lleva a tener un carácter femenino o masculino. La polaridad femenina (receptiva) y la polaridad masculina (activa)

-La polaridad femenina se caracteriza por que se prioriza la necesidad de ser amado o amada, dejando en un segundo lugar la realización personal que puede darse cuando se cumple con esa prioridad

-La polaridad masculina tiene como principal característica que en la vida hay un ideal, una acción a desarrollar y queda en un segundo plano la realización romántica.

Siempre debemos preguntarnos ¿Cuál es nuestro caso?

  1. a) Que nos amen, necesidad de ser dominado, ser el seducido
  2. b) Ser el que seduce, el dominante, en presencia de un ideal y la acción

Cuando en una pareja los dos son activos se produce una crisis continua. Si el hombre es el receptivo y la mujer activa se da una inversión en los roles que puede desembocar en que los hijos crezcan sin saber si son hombres o mujeres.

Alejandro Jodorowsky